viernes, 13 de marzo de 2009

SECCION 6


El contexto del ámbito laboral de los enfermeros.


Sin embargo, en la realización de este ensayo se planteó entre los autores la afirmación de que el acoso psicológico en el ámbito laboral de los enfermeros no deviene solamente de las actitudes individuales de los sujetos enfermeros; sino que surge dentro de un modelo que impone roles de manera concreta o simbólica, y que los sujetos enfermeros a-prenden a través de su experiencia de estudiantes de enfermería y que este aprendizaje es reforzado en las relaciones laborales. Se le dice al enfermero: tu deber es cuidar, debes hacerlo por el paciente, “primero el paciente”, por tu vocación de servicio, etc. Al punto tal que el nuevo enfermero termina aceptando y creyendo en que el discurso de este modelo construido a su alrededor tiene criterios de valor y de verdad.

Las situaciones que exceden el marco ético – científico - legal, son camufladas desde el “ejercicio vocacional de la profesión”. Se genera la subjetividad colectiva de la aceptación incondicional de una vocación impuesta. Cuando la razón no es suficiente para imponer un criterio, un modo de trabajo o una orden contraproducente para la salud de los pacientes o trabajadores, se recurre desde quien detenta el poder en la estructura aun militarizada 27 de la enfermería a la vocación impuesta. Alguien lo tiene que hacer, “hay que hacerse cargo”. El no hacerse cargo, es sinónimo de ser mal enfermero.

Este modelo que se presenta a si mismo repitiendo que es “bueno” y por lo tanto el único posible, deja sin posibilidades a los enfermeros de transformarse en sujetos con pleno ejercicio de sus capacidades de trabajadores y de ciudadanos libres y soberanos.

Pero este modelo no es excluyente de los servicios de salud y de las relaciones laborales de los enfermeros; sino que se presenta en un contexto más general y abarcativo, lo que los autores han dado en llamar un marco contextual; este marco contextual es caracterizado por condiciones histórico sociales y económicas macroestructurales y microestructurales.

Se consideraron como condiciones macroestructurales a las que están dadas en el momento histórico en que se encuentran las reglas político y económicas que regulan el devenir cotidiano de todos los sujetos, afectando todas las esferas sociales de las personas pero que son percibidas como mas generales e intangibles.

En cambio las microestructurales son aquellas más concretas y cercanas por que regulan de manera más directa, en este caso las relaciones laborales y son percibidas como propias por los sujetos enfermeros.



27 Al decir aun militarizada, nos referimos a “la cadena de mando” y estructura de poder de la institución castrense (recordemos la “enfermera caba”). Asimismo, el enfermero condiciona su ejercicio “libre y autónomo” que le corresponde como “profesional de la salud” a por lo menos 4 o 6 niveles jerárquicos intraprofesionales. Además, hay que considerar a las jefaturas médicas, Direcciones y Gerencias, a cargo de otros profesionales…Todo un sistema aceitado de poder donde el enfermero asistencial tiene asignado el deber de la obediencia.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada

Nota: solo los miembros de este blog pueden publicar comentarios.